La actriz que vivió su propio milagro

Escrito por el

Foto: cortesía tvynovelas.com

Actriz, modelo, maquilladora y hasta corista de Julio Iglesias, Ana Harlen (Milagros, en la esclava blanca) ha conseguido gran éxito en su vida profesional gracias a su constancia y sacrificio. Nació en Quibdó y a los tres años quedó huérfana de padres, fue su tía quien se hizo cargo de su educación y manutención; fue ella quien le enseño a ser guerrera y a luchar por alcanzar sus sueños.

Su llegada a la televisión fue muy significativa, jamás había actuado, fue una amiga suya que estudiaba Arte Dramático quien la preparó para su primer casting ante el director Sergio Cabrera, quien le encantó su audición y le dieron así un personaje en el que su principal complejo se convirtió en una fortaleza: Su cicatriz en la cara.

Muy joven, cuando empezaba a soñar con ser actriz, recibió maltrato por parte de su pareja en ese entonces, casi la mata y le dejo marcas en la piel que con el tiempo supero física y psicológicamente. Esto sumado a la mala intervención de un médico, hicieron que los días para Ana fueran los más dolorosos y oscuros que terminaron luego de una cirugía y varios procedimientos de infiltraciones que le hicieron en la capital.

Pese a esto, su cicatriz todavía se notaba un poco, pero fue esta quien le dio su primer papel en la Pola, como la negra Nicolasa; este personaje le ayudo a recuperarse emocionalmente, a sentirse viva y a seguir adelante. Dice querer su cicatriz, es parte de ella y es lo que le ha permitido salir adelante y tener fuerzas para enfrentarlo todo.

 

Por: Patricia Salas

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Radio Online – En Vivo

Current track
TITLE
ARTIST

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram