EMPATES ADENTRO, DERROTAS AFUERA

Escrito por el

Pasando por encima del contexto actual en Colombia, y por pedido de Conmebol, los partidos de ayer de Copa Libertadores en Barranquilla y Pereira se jugaron bajo un ambiente tenso.  

Marcelo Gallardo afectado por los gases lacrimógenos durante el entrenamiento.

Algo que ha gustado mucho a los aficionados del fútbol en el mundo es que a pesar de que los partidos sean a puerta cerrada como medida contra la pandemia, los micrófonos de las producciones logran captar el sonido ambiente; se puede oír lo que dicen los jugadores, árbitros y cuerpos técnicos. Ayer, en los partidos de Júnior y Nacional se escucharon también estallidos, balas y estruendos.  

Colombia sigue en paro y viviendo un entorno violento. El equipo de Barranquilla jugó contra River Plate de Argentina en el estadio Romelio Martínez mientras que fuera del estadio la fuerza pública disparaba gases lacrimógenos y balas a la población civil que se manifestaba pidiendo que el partido no se jugara argumentando que “el país no está para fútbol”.  

Durante el partido se escuchaban los estruendos y al ambiente que se vivía a las afueras de la cancha. Los periodistas deportivos de Argentina no ignoraron el contexto e hicieron mención durante la transmisión del momento de Colombia. En el primer tiempo tocó pausar el juego porque los gases se dispersaron hasta el estadio y estaba incomodando a los jugadores. El técnico del ‘millonario’, Marcelo Gallardo, nuevamente se refirió al tema en rueda de prensa.  

En el otro partido, la situación no fue nada mejor. El  enfrentamiento entre Atlético Nacional y Nacional de Uruguay, hubo de correrse una hora por las manifestaciones en Pereira. El visitante se negaba a presentarse por los problemas de orden público y manifestó no hacerlo. La Alcaldía dejó claro que el partido se jugaba a pesar de todo y que Conmebol tenía la última palabra. Así, esta última entidad le advirtió al uruguayo que, de no presentarse, perdería los puntos y sería excluido de la copa.  

El plantel uruguayo a pesar de las dificultades de movilidad, logró llegar al estadio. Intentó filmar lo que pasaba afuera con sus dispositivos, pero la delegación del equipo paisa les impidió grabar, lo que generó un ambiente tenso que se vio reflejado desde el sorteo con el árbitro y todo el partido.  

Hoy hay otro partido programado en el Romelio Martínez entre América de Cali y Atlético Mineiro. El entorno no es prometedor ya que se ratificó a Colombia como sede de la Copa América debido a la presión de Ramón Jesurum en Conmebol. Colombia no está para fútbol y no se puede ignorar lo que pasa al otro lado de las gradas.  

Redactado por: Manuel Alejandro Ardila Forero.

Fotos:

  1. Carlos Ortega.
  2. Página France24.

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Radio Online – En Vivo

Current track
TITLE
ARTIST

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram