Habla Angela Ferro, la mujer que fue atacada con un hacha en Bogotá

Escrito por el

Ángela María Ferro, la joven atacada por su pareja, quien la hirió con un hacha en su casa en el barrio El Redil, dijo que la sorprendió la cantidad de mentiras con las que la defensa de Camilo Parra, su expareja, asumió el caso. 

Ángela Ferro dijo que la defensa miente cuando dice que ella tenía una relación paralela con la que le era, supuestamente, infiel a Parra. “Esa es una artimaña. Desde hace seis meses estamos en pandemia, estábamos 24/7 juntos, me acompañaba a trabajar, la mayoría del tiempo estábamos en la casa”.

Dijo que otra de las mentiras de la defensa fue asegurar que Ángela sabía de la ubicación del padre de Parra. “Camilo no tenía relación con ese señor, ni le había dado el apellido”. En este tema, cabe aclarar, la Fiscalía detectó una contradicción pues la madre de Parra había dicho que era viuda.

Ángela también contó que a Camilo sí le gustaba coleccionar hachas. “A él le gustaba el estilo leñador para publicitar los productos para mascotas que vendía”.

También confirmó que su expareja ponía siempre preceptos religiosos cuando había discusiones de pareja. “Cuando teníamos problemas, él se comunicaba con su pastor, pero le contaba una versión a su favor. Le decía que yo tomaba, que yo salía y nunca decía que el real problema era su agresividad”.

Cuando teníamos problemas, él se comunicaba con su pastor, pero le contaba una versión a su favor. Le decía que yo tomaba, que yo salía y nunca decía que el real problema era su agresividad

Agregó que ocho días antes del ataque, su expareja la había encontrado durmiendo con su hijo en la cama y que eso había estallado en un problema. “Me dijo que yo lo estaba reemplazando, que ese era su espacio. Ahí fue cuando decidí terminar con la relación”.

Falta mucho para que esta mujer logre una recuperación completa. Le duele la cabeza y se marea con facilidad.

En cuanto a la forma cómo se conocieron aceptó que había sido a través de internet. “Él se vendía como un príncipe azul. Me dijo que era independiente, que tenía su negocio, que había trabajado en una ONG. También que era cristiano”.

Pero esa imagen quedaba desdibujada en los momentos en los que algo detonaba su ira. “Se trasformaba, no se podía controlar. Era muy muy conflictivo en la calle. Tampoco sabía controlar su tristeza, sus amigos me dijeron que terminarle podía ocasionar que buscara quitarse la vida”.

 

 Redactado por: Tatiana Arango

Cortesía foto:Archivo 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Radio Online – En Vivo

Current track
TITLE
ARTIST

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram