Hoy se cumplen 30 años del histórico empate de Colombia frente a Alemania en el Mundia Italia 90′

Escrito por el

El 19 de junio de 1990, el estadio San Siro se vistió de gala para presenciar una de las citas más gloriosas del fútbol colombiano. Una emocionante Selección Colombia, dirigida por Pacho Maturana, logró sacar un empate a uno contra la siempre difícil Alemania (en ese momento era Alemania Federal) con una jugada exquisita entre el “Bendito” Fajardo, el Pibe Valderrama y Freddy Rincón, en la que a puro toque, velocidad y decisión le demostraron al mundo entero que Colombia era muchísimo más que violencia y narcotráfico.

Colombia formó con: Arriba: Freddy Rincón, Luis Carlos Perea, Andrés Escobar, Gildardo Gómez, Gabriel “Barrabas” Gómez, Rene Higuita
Abajo: Carlos “Pibe” Valderrama, Carlos “Gambeta” Estrada, Luis “Chonto” Herrera, Leonel Alvarez y Luis “El Bendito” Fajardo

30 años después, ese partido sigue presente en la memoria de muchos. Era el partido que definía la clasificación a octavos de final, en un grupo difícil, donde Colombia hizo lo más que pudo para llegar con posibilidades a la ultima fecha.

Ese 19 de junio hubo nervios hasta el final, el empate a cero se mantuvo hasta el minuto 88, cuando Pierre Littbarski convirtió, desatando el desconcierto en Colombia. Pero rápidamente el equipo se recompuso y a pesar de no contar con mucho tiempo, fueron por la igualdad y el tiquete a la siguiente ronda. 

Fue así como en los minutos finales, El Pibe trianguló con el “Bendito Fajardo”, recibió la pelota y con una rapidez impresionante habilitó al “Coloso de Buenaventura”, que estaba esperando en un hueco de la defensa alemana.

Rincón no quiso ser menos y envalentonado sabiendo que en sus piernas llevaba la ilusión de un país ávido de alegrías y cansado de tristezas, encaró solitario al arquero alemán, el cual salió apresuradamente de bajo los tres palos, dándole la oportunidad a Freddy de definir por entre sus piernas, anotar el empate y sellar así la clasificación a octavos de final.

“¡Viene Colombia, Dios mio, Colombia, GOOOOOOOLLL!”. Ese relato épico de William Vinasco Ché debe ser declarado patrimonio cultural del país, sin importar si gusta o no como narrador. Fue un canto de jubilo al que se le unieron todos los que lo acompañaban, donde nadie se quedó callado, todos gritaban, saltaban y celebraban el empate de Colombia.

Las gargantas de los colombianos, tanto jugadores como hinchas en Italia y en todo el mundo, se exigieron al máximo con un grito de gol que será eternamente recordado.

Freddy Rincón y Gildardo Gómez marcan a Stefan Reuter. Foto de Gol Caracol

Después vinieron los octavos de final, donde el rival fue la Camerún de Roger Milla. Colombia, que ya estaba en el radar del entorno futbolero, tenía juego y aire en la camiseta para pasar a cuartos y seguir soñando con ampliar la hazaña.

Sin embargo, en el estadio San Paolo de Nápoles, el mítico Milla acabó con las ilusiones “cafeteras”. En ese maldito partido erró el que pocas veces lo hacía. Higuita intentó eludir al delantero camerunés en una de sus típicas jugadas de libero, pero terminó perdiendo la pelota y Milla, definió con toda su experiencia y sentenció la salida de Colombia del Mundial de Italia 1990. El descuento de Redín fue apenas para las estadísticas. La selección nacional se fue dejando un buen augurio para el futuro. Hasta la clasificación a cuartos en Brasil 2014, esa era la mejor actuación en la máxima cita de la pelota.

Con ese empate, nuestro fútbol se dio a conocer ante el mundo, empezaron a salir más jugadores al exterior, la selección se ganó un respeto que mantiene hasta día de hoy y ese grupo de jugadores quedó enmarcado en la historia grande de nuestro país.

Foto Cortesía: Futbolete

Escrito por: Brayan Chaparro


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Radio Online – En Vivo

Current track
TITLE
ARTIST

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram