La expareja del fallecido Javier ordóñez habló por primera vez sobre ese trágico momento

Escrito por el

Un mes después de la muerte de Javier Ordóñez a causa de un acto de brutalidad policial durante un operativo en Villa Luz, en Engativá, Maura Dotti, expareja de este estudiante de derecho, habla por primera vez con un medio de comunicación. 

 

Esta bogotana, quien insiste en que quiere mantenerse un poco de bajo perfil, accedió a hablar en un entrevista, sobre su pareja y cómo era él en vida. No obstante, se abstuvo de hacer comentarios respecto de la investigación y los hechos ocurridos en la madrugada del 9 del septiembre.

Cuenta que Javier era una persona supremamente alegre. Su risa se escuchaba a varios metros de distancia, de una manera característica. “Nosotros vivíamos en un quinto piso y yo lo escuchaba reír en el parqueadero del conjunto”, recuerda.

Dice que la mejor forma de describir a Javier es por el apodo Ñeñé, que le puso su amigo Manuel. “Él era un niño en el cuerpo de un hombre”, comenta Maura, por las sonrisas, picardías e inocencia con la que enfrentaba la vida.

Esta versión es respaldada por Lorena Segura, amiga cercana de Javier, quien además señala que, desde la trágica muerte, el barrio permanece en una especie de tensa calma, como si estuviera dividido en dos bandos.

Santa Cecilia es un barrio en el que viven muchos oficiales y exoficiales de policía. Gran parte de nosotros, los amigos de Javier, somos hijos de ellos”, confiesa. Lorena lo enfatiza porque siente que la opinión pública los ha mostrado como enemigos de la autoridad. Cosa que, afirma, no es cierta.

Dotti explica que apenas podía contener el llanto. Muchos recuerdos se le venían a la mente, como el del plan que tenían de viajar a España, a visitar a la madre de Javier.

Lorena recuerda que Javier era muy apasionado por el derecho y que su vida giraba en torno a sus hijos, el estudio y la Mona, como le dicen a Dotti, la mujer con quien compartió en los últimos años. “Se levantaba muy decidido a estudiar inglés, porque ese era el último requisito para graduarse”, cuenta la amiga.

Dotti recuerda que su pareja tenía una empatía singular por los niños. Incluso, lo vio llorar algunas veces por hechos de injusticia contra ellos. Una de las razones por las que estudiaba derecho era para detener esas arbitrariedades, comenta. Ella ahora lamenta que la vida le haya dado la vuelta a Javier y hoy sean sus familiares quienes esperan que la justicie actúe.

Redactado por: Tatiana Arango

Cortesía foto:Archivo 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Radio Online – En Vivo

Current track
TITLE
ARTIST

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram